Rehabilitación tras el Ictus

Es muy frecuente que, tras un Ictus, el afectado quede con secuelas producidas por el daño cerebral.

Ya desde el tratamiento hospitalario, los médicos rehabilitadores establecen un tratamiento en base a factores pronósticos como pueden ser la causa de la lesión, la localización cerebral, si ha estado en coma o si ha tenido fiebre, la edad... y otros, además de la exploración y el correspondiente protocolo de valoración del afectado.

Los primeros 6 meses suelen ser clave ya que es el periodo en el que existe mayor plasticidad cerebral, los siguientes 6 puede haber avances aunque generalmente estos son más lentos y menos llamativos.

Además, aparte de la rehabilitación funcional de las capacidades mermadas, existe también un tratamiento en el que se adiestra a la persona para que consiga la mayor autonomía posible a través del reentrenamiento de las actividades de la vida diaria, la adaptación del entorno, pautas para la deglución, pautas a la familia...

Cada caso es diferente, y no se deben de marcar limites, más allá del espíritu de superación y trabajo de la persona y su entorno.

En AIDA, contamos con un equipo de profesionales, que realizan una rehabilitación especializada en daño cerebral e Ictus.